PIDBA...."el origen"

 

El 3 de Marzo de 1992 la Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo de la Universidad Nacional de Tucumán, es notificada formalmente (ver PDF) sobre la creación del entonces llamado Programa de Investigaciones y Desarrollo de la Biodiversidad en Argentina (PIDBA). Este se forma debido a la tendencia de entonces, de fomentar la agrupación de investigadores en equipos de investigación o Institutos. El PIDBA nunca llegó a constituirse en Instituto, pero sus investigaciones y el impacto de su contribución al conocimiento de la mastozoología en Argentina, no hizo necesario el establecimiento de un estatus más formal, para ser aceptado pública, e institucionalmente. Tradicionalmente fue reconociéndose como PIDBA, con el cambio de la definición original hasta quedar como se usa en la actualidad: Programa de Investigaciones de Biodiversidad Argentina.
Este programa nace como necesidad y compromiso de los fundadores, de responder a la creciente demanda de estudiantes que requerían orientadores para ser capacitados en mastozoología, sistemática y ecología de mamíferos, conservación, y biodiversidad, temas vacíos por entonces, desde el fallecimiento del único profesor que dictaba materias afines, el Dr. Claes C. Olrog.
Rubén M. Barquez (en el Lillo) y Ricardo A. Ojeda (en IADIZA, CRICYT, Mendoza), ambos graduados en la FCNe IML, y alumnos formales de Claes Olrog, enfrentaron el desafío, y acordaron la puesta en marcha de este programa.
Los objetivos principales fueron aportar a la formación de estudiantes, posibilitar su capacitación, prácticas, y experiencias en investigaciones de campo y laboratorio.  De esta manera se contribuía a formar profesionales capacitados para alcanzar posiciones laborales, becas, cargos docentes y de investigación.  Al mismo tiempo se desarrollaban proyectos de investigación subsidiados por diferentes instituciones nacionales e internacionales. 
También se fortaleció el crecimiento y mejoramiento de la Colección Mamíferos Lillo (CML), a cargo ad-honorem de Rubén M. Barquez. La colección fue mantenida desde entonces gracias a la labor voluntaria y generosa de un gran número de estudiantes que realizaban (y realizan) pasantías y voluntariados en la CML.  Hoy ésta es la primera y hasta ahora única colección de mamíferos reconocida internacionalmente (categorizada) por la American Society of Mammalogists (diploma).

PRIMERAS ACCIONES

LOS PRIMEROS MIEMBROS